diumenge, 9 de maig de 2010

Lavar y listo!!!

Pues eso. Gracias a los consejos del post anterior, me puse a lavar y después a coser. Para hacerlo rápido (lo quiero entregar el domingo próximo) sólo lavé los trocitos que necesitaba.

De momento vamos así, y esta tarde tengo ópera, así que hasta mañana no podré continuar. Ahora la duda es acolcharlo. No tengo bastidor y nunca he acolchado algo "tan grande". Es lo que pasa cuando te escaqueas y no haces caso de la profe. ¿Alguna sugerencia?

NOTA MENTAL: tengo que volver a mirar el tema de una máquina de coser. Para hacer cosas tan simples no hace falta pasar toda una tarde. ¿Que modelo será el adecuado para mí?

divendres, 7 de maig de 2010

Tengo una duda!

Quiero hacer un regalo a mi madre con una utilidad muy concreta. Cambió los muebles del comedor hace unos meses y, en las comidas de domingo, con la familia al completo, a veces necesita usar uno de ellos como auxiliar. Os podeis imaginar la obsesión por evitar ralladas, y he pensado en hacer algun tipo de protector en patch.

A mi madre la conozco "como si me hubiera parido" y cuando vea el trabajo que me significa (ella no cose, así que no sabe realmente si es mucho trabajo o no), no lo va a querer usar, así que para facilitarle el tema, lo voy a hacer con telas oscuras, para que no tenga miedo de mancharlo.

DUDA: ¿vosotras (si hay ahí algún chico también puede participar, claro) lavais las telas antes de trabajar con ellas? ¿cómo lo haceis? Yo de momento no las lavo, porque como no paso de hacer agarradores de cocina, no me he querido complicar.

Muchas gracias por vuestra ayuda, y hasta pronto.

dimarts, 4 de maig de 2010

Coser y cantar!!!

Pues eso es lo único que he hecho este fin de semana pasado...

Lo de cantar ya sabía que me tocaba pero en lo de coser... me he liado yo sola. Y estoy encantada, porque hacía meses que no me dedicaba tanto a la aguja. El objetivo era hacer un regalo a una compañera de trabajo que se casa en unos días, y en mi línea, claro, con unos agarradores de cocina hechos deprisa y corriendo.

Parecen poca cosa, pero en realidad eran el regalo pequeño: el plato fuerte era este juego de toallas que le ha hecho otra compañera. No tengo ni idea de punto de cruz, pero me ha tocado hacer el diseño del dibujo. He estado contando puntos y cuadritos desde hace un mes.

Como nuestra compañera es profesora de música, se me ocurrió poner la Marcha Nupcial de Lohengrin, Wagner, y cuando se ha dado cuenta nos hemos reído mucho.

Quien me iba a decir a mi que me tocaría hacer un patrón para algo que no sé ni cómo va.